Categoría

Cocina

PISTACHIO, CARDAMOM AND OLIVE OIL CAKE

SAM_1981

Ingredients (serves 8):

ingredients

Preheat the oven to 170C/340F/gas mark 3-4. Grease and line a 23cm round baking tin. Place the pistachios on a dry baking tray and toast in the oven for 3 minutes until they have a greasy shine and a nutty aroma. Remove and set aside to cool.

Bash the cardamom pods using a pestle and mortar, discard the husks, and grind the seeds to a fine powder.

Tip the pistachios and cardamom powder into a food processor and pulse until they’re finely ground. Pour the pistachios into a large bowl with the polenta and bicarbonate of soda and mix until evenly combined.

Place the butter and olive oil into a small pan on a low heat until the butter has melted but not boiled. Leave to cool slightly.

In a second large bowl, whisk the eggs and sugar together until light, fluffy and thick enough to slowly fall off the whisk in a ribbonon the surface of the mixture. Very slowly trickle in the butter and oil, slowly whisking it into the eggs until fully incorporated, then gently fold through the nut and polenta mixture. Zest the lemon, then halve and add the juice and zest to the mix. Stir to combine.

Pour into the greased tin and bake for 45-50 minutes. Check that a skewer comes out clean and the surface springs back a little when you press in the centre. The cake will have risen with a golden top, but don’t be upset if the middle has collapsed slightly or even cracked.

SAM_1979

Rest in the tin until cool, and serve in thick slices with a dollop of cream. This cake is so moist that it actually improves the flavour to keep for a day or two. However, its vibrant green colour will start to fade.

Moist, fragrant and very green, this cake is perfect with a dollop of loosely whipped cream and maybe a sprinkle of icing sugar.

Recipe: Reblogzándolo todo…

TARTA DE PISTACHO, CARDAMOMO Y AOVE

 

SAM_1981

Los ingredientes necesarios para unas 8 porciones son:

ingredientes

Algunas aclaraciones en cuanto a los ingredientes:
Los pistachos, sin sal.
La harina de maíz NO es Maizena. La Maizena es fécula de maíz, es decir, harina de maíz mucho más refinada. La harina de maíz se puede encontrar fácilmente en cualquier supermercado bien surtido, pero si no la encontráis se puede sustituir por harina de trigo o de avena, en la misma proporción.
El azúcar caster NO es azúcar glass o impalpable. Es un azúcar extra fino muy popular en Reino Unido, que no es fácil de encontrar, pero que lo podemos hacer en casa muy fácilmente. Sólo tenemos que poner en la picadora o robot de cocina la cantidad que vayamos a usar de azúcar blanco normal y picarlo hasta que esté mucho más fino pero no pulverizado del todo.
El Aceite de Oliva Virgen Extra yo lo he usado de “Olivares del Derramador” variedad Arbequina.
Los huevos deben estar a temperatura ambiente, así que sacadlos de la nevera por lo menos media hora antes de hacer la receta.
El bicarbonato es el sobrecito azul de las gaseosas, o bicarbonato de sodio.
SAM_1979
Elaboración:
Primero precalentamos el horno a 170ºC, y engrasamos un molde de 23cm.
Ponemos los pistachos en una sartén, sin ningún tipo de aceite o grasa, y los tostamos durante dos o tres minutos, sin dejar de removerlos, hasta que empiecen a soltar un poco de su grasa y huelan a nuez tostada. Cuidado que no se quemen, sólo se trata de calentarlos para potenciar su sabor. Dejamos que enfríen un poco.
Quitamos la piel de las vainas de cardamomo, sacamos las semillas y las picamos con el mortero.
A estas alturas la cocina ya huele …. mmmmm.
En una picadora potente trituramos los pistachos junto al cardamomo hasta convertirlos en un polvo como si fuera arena, y en un bol lo mezclamos bien con la harina de maíz y el bicarbonato. Reservamos esta mezcla.
En un cazo calentamos el AOVE junto a la mantequilla hasta que ésta de derrita, pero sin llegar a hervir. Apartamos del fuego y dejamos que pierda un poco de calor.
Mientras, en otro bol y con unas varillas, batimos los huevos con el azúcar hasta que quede espumoso, y muy poco a poco vamos añadiendo el aceite con la mantequilla sin dejar de batir. Debe quedar todo bien integrado.
A esta mezcla líquida añadimos la mezcla de pistachos y harina anterior. Removemos con cuidado con movimientos envolventes hasta que nos quede una masa untuosa. Rallamos el limón (que habremos lavado bien), e incorporamos tanto la ralladura como su zumo. Mezclamos todo.
Vertemos la mezcla en el molde y horneamos durante 35-40 minutos. Como siempre, depende de cada horno, y comprobaremos si está listo pinchando un palillo y si sale limpio podemos terminar la cocción.
Dejamos enfriar dentro del molde y servimos acompañado de unos pistachos picados y un poco de azúcar. También está delicioso con un poco de nata montada.
Como es una tarta muy jugosa aguanta perfectamente hasta dos días, aunque el color verdoso puede desvanecerse un poco.

Receta del blog: Reblogzándolo todo…

BONITO EN ESCABECHE

Desde que el hombre caza que ha tenido que ingeniárselas para conservar la comida que no podía consumir en un corto periodo de tiempo. Una parte de los alimentos que conseguía debía guardarlos para poder consumirlos en momentos de escasez. Las formas de conservación que ha ido utilizando el hombre, salazones, ahumados, conservas en aceite o manteca…, fueron descubiertos de forma casual, por medio de la observación de lo que sucedía a su alrededor de forma fortuita.

SAM_1200

El origen del escabeche se desconoce, aunque se puede atribuir a la cultura islámica, porque la palabra “escabeche” podría provenir de dos palabras árabes: “sakbäy” (que significa “guiso de carne con vinagre”), o de “sikbâg” que era un adobo hecho con aceite frito, vino o vinagre, ajo, laurel, etc.
La forma de conservar en vinagre que se usaba en  Al-Andalus se llamó “iskebêg”, luego pasó a llamarse “escabetx” y al final “escabeche”.
Es en en s. XIV donde en un manuscrito del Mestre Rupert de Nola, cocinero del rey aragonés Fernando de Nápoles, aparece la primera referencia escrita sobre este tipo de conservación de los alimentos.
El escabeche es una conserva típica de la cocina española, y así está reconocido en el diccionario de la Academia de la Gastronomía francesa, donde se dice que el escabeche es “una conserva a la española, muy aromática”.
El escabeche no suelo prepararlo como forma de conservación porque no suele quedar nada que conservar…. lo tomamos como plato, acompañado de una sencilla ensalada verde. Lo preparo así:
Ingredientes para 4 raciones:
Una cola de bonito de tamaño mediano
1 Cebolla blanca
1 hoja de Laurel
15 granos de Pimienta negra
Vinagre de Jerez
Vino blanco
Aceite de Oliva Virgen Extra Olivares del Derramador, variedad Arbequina
Una ramita de Tomillo
6 o 7 dientes de Ajo
Sal
Si no lo ha hecho el pescadero, quitamos la espina al bonito, lo limpiamos bien de espinas y de piel y lo separamos en cuatro lomos.
En una cazuela ponemos suficiente aceite de oliva como para cubrir todo el fondo de forma generosa.
Cortamos la cebolla en medios aros y la rehogamos junto con los ajos (enteros y con piel, sólo hay que hacerles un pequeño corte). Cuando empiece a estar dorada la cebolla, añadimos el laurel, la pimienta y el tomillo, damos unas vueltas y metemos el bonito con un poco de sal.
Ahora lo cubrimos con la misma cantidad de vinagre que de vino blanco, y cuando rompa a hervir, tapamos la cazuela y lo dejamos a fuego lento de 15 a 20 minutos, depende del tamaño de los lomos de bonito, pero no mucho más tiempo para que no se reseque.
Listo!
Espero que os guste.
Rossella
Receta gentileza del blog Reblogzándolo todo